www.agronature.es
Menu
Te encuentras en:  Inicio » Noticias » ¿Puede Almería mantener el incremento de sus regadíos?

¿Puede Almería mantener el incremento de sus regadíos?

18/05/2016 | 662 lecturas

Crece la inquietud a medida que disminuyen las reservas de agua y ya se oyen voces que apuntan a moderar el crecimiento.

 

 

Es la gran pregunta que ya se escucha en muchos puntos de la provincia, en varios sectores productivos, en los despachos de analistas, de investigadores o de políticos. Todo ello relacionado con el hecho evidente de que las reservas de agua no son inagotables y que las alternativas, en forma de saladadoras o de trasvases resultan mucho más costosas que los recursos naturales.

Pero a la pregunta muy pocos se atreven a responder abiertamente que si. La propia consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía, la almeriense Carmen Ortiz, reflesiona en voz alta para decir que a lo mejor sí que ha llegado el momento de plantearse los límites del crecimiento, de repensar el sistema productivo para establecer si es conveniente seguir incrementando las superficies de regadío o si hay que establecer límites a ese crecimiento para evitar el agotamiento y también la sobreproducción.

En conflicto
Pero mientras Almería decide si seguir construyendo invernaderos es o no rentable, y hasta razonable, las disputas por el agua se extienden como una mancha de aceite. Desde que se iniciara el año esos problemas han llegado al Bajo Andarax, a la comarca de Los Vélez, alos campos de Tabernas o de Sorbas, o al mismo corazón del Poniente, que recupera la angustia de la salinización de los pocos disponibles.

Buena parte de esas guerras responden al conflicto de competencias que supone la llegada de nuevos regadíos en zonas con escasos recursos y en las que los agricultores tradicionales se sienten perjudicados por los modernos, los que apuestan por los invernaderos, las explotaciones intensivas o los regadíos de cultivos tradicionales de zonassecas como el almendro o el olivar.

La sequía
Almería ha recibido este año un 30 por ciento menos de lluvias que el año pasado, que ya fue seco, y eso ha afectado seriamente a sus reservas hídricas. Por toda la provincia se secan las fuentes y se reducen los caudales. A pesar de ello aumentan año tras año las superficies de cultivo y eso está generando tensiones en los campos.

La Federación de Regantes de Almería augura dificultades y apela a aprovechar cada gota de agua y buscar la solidaridad entre comunidades ‘ricas’ y ‘pobres’ para, al menos, poder mantener las cosechas de este año y evitar la muerte de las plantas.

Y mientras tanto siguen clamando por más trasvases, más depuradoras que les permitan disponer de nuevos aportes de agua y un agua desalada “que no suponga la ruina para los agricultores”, afirma su presidente.

 

Fuente: Antonio Fernández | Agricultura 2000
¿Te gusta el mundo de la agricultura y quieres escribir en Agronature.es? Contacta con nosotros