www.agronature.es
Menu
Te encuentras en:  Inicio » Noticias » El compromiso agrícola con la economía circular

El compromiso agrícola con la economía circular

07/02/2018 | 923 lecturas

Nuevos retos del sector agrícola

Ya es una realidad que la mayoría de la sociedad se preocupa intensamente y cada vez se muestra más comprometida y solidarizada con la protección y salvaguarda del medio ambiente y el reciclaje.

En esta dirección también avanza la agricultura, con un grado de compromiso cada vez más alto por parte de todos los agentes que actúan dentro de este sector, integrando en todo el proceso de cultivo una serie de medidas y técnicas eficaces para que el impacto sobre el medio ambiente sea el mínimo y se aprovechen los recursos disponibles de la manera más eficiente posible.

Es consecuencia de esta creciente preocupación por la que nace el término “economía circular” y cada vez toma más adeptos dentro del sector agrícola. El objetivo a lograr es conseguir una mejora en el rendimiento económico reduciendo el consumo de recursos, dándoles nuevos usos, pasando así de ser residuos a ser nuevos recursos utilizables en otros procesos. En resumen, la economía circular se podría definir con tres conceptos, “reducción, reutilización y reciclado”.

El primero de los objetivos en agricultura sería el de sacar el máximo partido al producto, por lo que se investiga día a día y se avanza en la búsqueda de nuevas variedades de plantas que sean más aprovechables y saquen el máximo rendimiento a la plantación. Además, otra forma de sacarle rendimiento sería la de reutilizar todo aquello que se obtiene de la explotación agraria. Un ejemplo claro sería el de destinar los residuos vegetales a la producción de piensos para consumo animal o al aprovechamiento de las deposiciones de explotaciones ganaderas como ferilizantes para uso en suelo agrícola.

Otro modo de reciclaje eficaz, que poco a poco va cogiendo más fuerza, es el que puede llevarse a cabo con los envases, siendo necesario para ello un compromiso por parte tanto de fabricantes, distribuidores y agricultores, organizándose de manera que se gestione su recogida para darles un tratamiento que noresulte agresivo con el medio ambiente.

Igualmente pueden reciclarse otros residuos procedentes de la explotación agrícola, como son los plásticos, los restos de los sistemas de riego, neumáticos o maquinaria. Todo esto hace cada vez más necesario que se pongan en marcha sistemas de gestión de recursos eficientes que favorezcan el desarrollo sostenible, actúen positivamente sobre el cambio climático e impulsen la creación de empleo y el crecimiento económico.

 

Fuente: Agronature
¿Te gusta el mundo de la agricultura y quieres escribir en Agronature.es? Contacta con nosotros